viernes, 30 de enero de 2015

Vecinos de raso Raidirys García creen en la Dican la utilizaron

 cas
En su vecindad nadie la cree culpable. Opinan que si cogió el dinero que le dieron producto de la droga robada en un allanamiento hecho por la Dirección Antinarcóticos de la Policía (Dican) fue porque si no lo hacía sus superiores creerían que los delataría y ella correría peor suerte que la de ahora.

Se refieren a la raso Raidirys Lironelys García Miranda, única mujer involucrada en el caso Dican, y quien admitió ante la comisión investigadora haber recibido una cantidad indeterminada de dinero que le entregó el jefe de Operaciones del organismo, teniente coronel Félix Paulino López.

“Soy raso de la Policía Nacional, y ejercía como seguridad del director Central de Antinarcóticos, coronel Carlos V. Fernández Valerio”, respondió García Miranda cuando fue interrogada, el 29 de diciembre, por la comisión de la Procuraduría General de la República sobre su participación en el allanamiento de marras.

Se mudan por vergüenza. Reporteros de Hoy acudieron a la calle Doctor Betances número 123 del sector Mejoramiento Social, donde la raso dijo que residía.

El modesto apartamento en la primera planta de un edifico de cuatro, aún en construcción, está cerrado, pues sus padres y hermanos se mudaron, “por vergüenza”, hace unos diez días, informaron vecinos que rehusaron ser identificados.

“Son gente pobre, porque son muchos, pero muy seria, honesta y solidaria que ha vivido en este barrio desde hace 35 años, pero después de todo esto, le daba vergüenza salir a la calle por el acoso de la gente preguntándoles por lo que dice la prensa”, dijeron.

Informaron que Raidirys tiene dos niños y que vivía junto a sus padres y sus cuatro hermanos, hasta hace unos meses cuando se mudó a la casa número 116, en la misma calle Doctor Betances.

Hasta allí nos trasladamos, y una joven señora, con visible molestia con nuestra presencia, nos dijo que Raidirys no vivía ahí.

Con dinero compró carro. En sus declaraciones a la comisión investigadora, Raidirys admitió que participó en el allanamiento donde se perdieron los 950 kilos de cocaína, y dijo que días después de ese operativo el coronel Paulino López la llamó y le entregó el dinero.

“Compré un carro marca Toyota Viz, color blanco, año 2009, el cual estoy entregando voluntariamente a la Procuraduría General de la República, en la persona del magistrado Iván Lorenzo y José Alberto Jiménez”, dijo en el interrogatorio.

Era de la Amet. De acuerdo con sus vecinos, la raso Raidirys pertenecía a la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet), y hace un año se cambió para la Dican, no saben por qué.

Vecinos cuentan que ella antes jugaba en un equipo de volibol, que tiene dos hermanos peloteros, uno ya firmado y otro a la espera de firma.

A su madre la identificaron como doña Raysa, y a su padre, solamente como “un hombre que trabaja”. En total tienen cinco hijos, tres varones y dos hembras, y son evangélicos.

Indignación. Es lo que dicen sentir vecinos que entienden que a Raidirys “la usaron”. Todo el que la conoce desde pequeña se ha quedado sorprendido “porque ella no es gente de eso” y cree que no merece esto.


fuente: hoy digital

0 comentarios:

Publicar un comentario