Lo Último

Estar “borracho” en Facebook puede dañar su calificación crediticia


La clase media en EEUU está llena de deudas y la demanda se está desacelerando ¿Entonces cómo pueden generar ganancias los bancos? La respuesta es torcer las reglas.
Dos de las principales compañías de análisis crediticio están explorando nuevas maneras de evaluar la capacidad de los consumidores para manejar préstamos, alejándose de las fuentes tradicionales de información como las tarjetas de crédito y los préstamos de auto y examinando minuciosamente las cuentas telefónicas y de servicios públicos, historiales de cambios de dirección e información obtenida en los negocios de alquiler de DVD y de las tiendas de alquiler de muebles con opción de compra.
Estos esfuerzos podrían generar nuevas clases de clientes para los grandes bancos estadounidenses, y llegan en momentos en que los prestamistas tienen dificultades para generar ganancias estables en un clima de estrictas regulaciones y tasas de interés ultra bajas. En los resultados del tercer trimestre dados a conocer esta semana, los tres mayores bancos de EEUU — Wells Fargo, Bank of America y JPMorgan Chase — han reportado disminuciones interanuales en los ingresos trimestrales.
Una de las compañías, FICO, ha estado trabajando en un proyecto piloto con una docena de compañías estadounidenses de tarjetas de crédito, y ahora asegura haber desarrollado formas confiables para concederles préstamos a millones de personas que históricamente han estado fuera del sistema.
Will Lansing, director ejecutivo de la compañía con sede en San Jose, California, dijo que FICO analizaba cada vez más los datos en una gama amplia: el historial de pago de las tarjetas de crédito en un extremo — la forma más confiable de conocer la capacidad crediticia — y en el otro, la información encontrada en las plataformas de redes sociales como Facebook.
“Si se busca cuántas veces una persona escribe “borracho” en su perfil, se puede predecir de alguna manera si esa persona va a pagar su deuda”, dijo. “No es mucho, pero es mejor que nada”.
Es probable que las tarjetas de crédito y los préstamos para la compra de autos se encuentren entre los puntos brillantes de las cifras del tercer trimestre de los bancos estadounidenses, y que buena parte del crecimiento haya sido impulsada por los segmentos considerados de menor categoría, o “subprime”. Pero las hipotecas y los préstamos personales probablemente sean irregulares, lo que sugiere que muchos consumidores en EEUU han pedido prestado todo lo que han podido.
Los saldos agregados de deuda doméstica permanecieron sin cambios en el segundo trimestre en US$11.85 billones, según datos de la Reserva Federal de Nueva York, y permanecen a más del 6 por ciento por debajo del máximo alcanzado antes de la crisis de 2008.
TransUnion, otro grupo de análisis crediticio, se ha embarcado en un proyecto para aprovechar las fuentes alternativas de información para ayudar a las personas con manchas en sus historiales a obtener mejores condiciones.
Tanto FICO como TransUnion aseguran que están respondiendo a las demandas de sus clientes finales, los bancos, a los cuales les preocupa que al rechazar a personas sin calificación crediticia tradicional, estén rechazando potenciales fuentes de ingresos.
FICO, que encabezó la práctica de la calificación individualizada en la década de 1950 y cuyas calificaciones se utilizan ahora en alrededor del 90 por ciento de las decisiones crediticias en EEUU, está realizando su proyecto en asociación con Equifax, uno de los tres principales burós de crédito, y con LexisNexis Risk Solutions.
El nuevo modelo otorga buenas calificaciones a personas que usualmente pagan las facturas telefónicas y de otros servicios y que no se han cambiado de casa con suficiente frecuencia como para sugerir que hayan existido problemas con el pago de la renta.
Algunos de los nuevos clientes aptos para créditos son nuevos en el país, algunos son jóvenes y otros simplemente no han pedido préstamos suficientes como para generar un historial tradicional. Pero la información alternativa sugiere que muchos son buenos riesgos crediticios.
Mike Mondelli, vicepresidente con sede en Chicago de servicios de información alternativa de TransUnion, dijo que un mayor acercamiento a la calificación podría resultar en préstamos más baratos para 23 millones de consumidores, “personas con problemas crediticios menores, pero que pagan más del mínimo mensual”.
Será bueno para los bancos, dijo, porque sumará “más clientes a una tasa de riesgo aceptable”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

A Tiempo Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2017

Todo los Derechos reservados 2012. Con tecnología de Blogger.